EL SOVIET DE OAXACA

Floreal Castilla

 

Extraido de CeNiT (periodico de la Regional Exterior de CNT).

Una huelga de maestros en el estado mexicano de Oaxaca se ha convertido en la primera revolución al estilo anarquista del siglo XXI, contra el neoliberalismo.

 

Siguiendo más el esquema ucraniano de los maknovistas, la huelga ha sido la matriz de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO), una suerte de soviet, que mantiene en vigilia al poderoso Estado mexicano y al gerente de la Coca-Cola, el cachorro yanqui, el señor Vicente Fox y a su nuevo criado, Felipe Calderón.

Hay que recordarlo: oaxaqueño ilustre fue Ricardo Flores Magón, el luchador antiimperialista que, en la historia del anarquismo mexicano, encarna una vertiente diferente al anarquismo de los inmigrantes europeos. Aparte de que el magonismo oaxaqueño ha sido activo en los últimos tiempos. Últimamente han surgido unas llamadas “Milicias Insurgentes Ricardo Flores Magón” que predica la violencia de los de abajo, pero en el variopinto mundo social y controvertido mexicano de 2006 hay que desconfiar de los llamados a la violencia porque estos pueden ser monitoreados desde las diversas instancias del poder.

Los maestros huelguistas con apoyo popular han levantado miles de barricadas y exigen la dimisión del gobernardor del estado, un tal Ulises Ruiz Ortiz, vulgar burócrata del viejo PRI, déspota enriquecido a costilla del erario público. La APPO asimismo difiere de “La Otra Campaña” llevada a cabo por los zapatistas y, especialmente, por Marcos, con lo cual nadie sabe qué se ha logrado exactamente, porque fue incapaz de evitar el fraude que el PAN ejecutó para despojar a López Obrador (AMLO) del triunfo electoral. AMLO traía en sus alforjas un programa de izquierda moderada que estaba a mucha distancia de Fox y del PRI que han convertido a México en colonia yanqui y en reserva de mano de obra barata para la economía de Estados Unidos y Canadá.

Las formas de lucha de la APPO son las clásicas del movimiento obrero libertario: acción directa y supremacía de las bases asamblearias sin instancias burocráticas intermediarias; el uso de la violencia, sin embargo, ha sido desechado porque la violencia es simplemente el arma de la derecha mexicana.

La resistencia de la solidaridad popular se ha convertido en el mayor escollo para los planes de Fox de “pacificar” a Oaxaca. Se sabe que buques de la Marina mexicana vigilan la costa del Pacífico, y a Oaxaca ha trasladado Fox tropas élites parapoliciales con el objeto de aplicar una “solución policial” al alzamiento oaxaqueño sin necesidad de usar a las tropas militares. Pero la resistencia de los oaxaqueños podría precipitar la represión encabezada por los milicos, como sucede siempre en México.

Lo interesante de todas estas luchas sociales monitoreadas por los de abajo es la pedagogía de las propias fuerzas y de la acción directa. Ya en el caso de San Salvador Atenco se pudo percibir, y, en cierta forma, en el mismo movimiento zapatista, a pesar del protagonismo del “subcomandante”. La acción directa se nos presenta así, en estos albores del siglo XXI, como una fuerza social que, organizada, puede oponerse con eficacia a los Estados imperiales (y a sus sucursales locales) y al imperialismo de las Multinacionales.

En Oaxaca se juega no sólo el destino de un pueblo sino la mejor manera de alcanzar la emancipación de todos los hombres.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en anarquismo, General, Noticias. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a EL SOVIET DE OAXACA

  1. Eduardo dijo:

    Me interesaría una descripción que justifique el título de soviet, hemos tenido suficientes análisis desmesurados que nos hacen aplicar políticas erróneas. Fraternalmente

  2. Isidro Maltrana dijo:

    Realmente, el concepto de “soviet” es el mismo de “consejo”, es una denominación rusa claro está, pero está más vinculada a la Revolución Rusa de 1905 en la cual los anarquistas tuvieron una participación más destacada.

    Usar el de “comuna” podría haber sido más elegante, pero realmente una comuna ya implica un modo de producción comunalista y no ha sido ese el caso de Oaxaca como vamos viendo.

    El soviet, al contrario, es una ruptura con el orden político constitucional establecido por la democracia burguesa y sus aliados. Es el poder desde abajo, de abajo arriba. Nada que ver, desde luego, con los soviets bolcheviques ni con la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS).

    Eso está bastante bien explicado en un folleto de Rudolf Rocker, “Bolchevismo y Anarquismo”, donde señala destacadamente que los soviets se inspiraban más en los planteamientos anarquistas que en las directrices bolcheviques. Que, posteriormente, los bolcheviques, con Lenin o con Stalin, hayan desnaturalizado la esencia de los soviets es otra historia.-

    Salud.-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s